Toma la pastilla roja!!!

BIENVENIDO Y TOMA LA PASTILLA ROJA "...Eres un esclavo, Neo/ Igual que los demás, naciste en cautiverio/ naciste en una prisión que no puedes ni oler ni saborear ni tocar/ Una prisión para tu mente/ Por desgracia no se puede explicar lo que es Matrix/ Has de verla con tus propios ojos/ Esta es tu última oportunidad/ Después, ya no podrás echarte atrás/ Si tomas la pastilla azul fin de la historia (La historia acabará)/ Despertarás en tu cama y creerás/ lo que quieras creerte/ Si tomas la roja, te quedas/ en el País de las Maravillas/ y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos/ Recuerda/ lo único que te ofrezco es la verdad/ Nada más..."

viernes, 8 de febrero de 2013

Caso AMIA y el NWO. El acuerdo con Irán irrita al Sionismo


Los cancilleres de Irán, Ali Akbar Salehi y de Argentina Héctor Timerman, durante la firma del acuerdo









Durante la Reunión Anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, la presidenta argentina, Cristina Kirchner, anunció que su Gobierno flexibizará su hasta ahora rígida e irreductible posición hacia Irán, país al que acusa de haber perpetrado el peor ataque terrorista en suelo argentino hace ya más de 18 años y que tuvo como blanco la sede de las asociaciones judeo-sionistas AMIA y DAIA en pleno centro de Buenos Aires.
Inmediatamente, el ministro de Relaciones Exteriores argentino, Héctor Timerman, se reunió con su par iraní, Ali Akbar Salehi, con el propósito declarado de “alcanzar la verdad”.

Verdades Peligrosas

Las críticas sionistas no se hicieron esperar. Desde la estadounidense Roberta Jackson del Departamento de Estado, quien declaró que “las relaciones con Irán nunca son benignas”; pasando por la de los presidentes de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas), Aldo Donzis, y de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), Guillermo Bolger, quiénes dijeron que la propuesta de diálogo iraní “es una burla que ofende a la justicia argentina” dado que “Irán no es confiable”; hasta la del Gobierno israelí que condenó la reunión de cancilleres aún antes de que se produjera.
La realidad es que el caso de la poderosa bomba que destruyó la sede de AMIA el 18 de julio de 1994 causando 86 muertos y más de 200 heridos, hoy, luego de 18 años, sigue sin resolverse, los responsables del atentado jamás fueron identificados y sus víctimas no han tenido justicia.

El Ataque

Desde el mismo día del atentado, el 'Caso AMIA' sufrió las más descaradas y flagrantes interferencias de los Gobiernos de Estados Unidos e Israel. El entonces presidente argentino, Carlos Menem, –quien se ufanaba de haber logrado que Argentina mantuviera “relaciones carnales” con EE.UU.- permitió que agencias de inteligencia norteamericanas e israelíes, notablemente el FBI y el Mossad, tuvieran acceso irrestricto y participación fundamental en las investigaciones del hecho.
Fue precisamente un oficial de inteligencia militar israelí quien halló entre los escombros del 'ground zero' de la AMIA un pequeño trozo de metal que resultó pertenecer al motor de una 'van' Trafic que, “por suerte” (para los israelíes), contenía el número de fabricación de ese vehículo. Ello permitió armar la teoría de un supuesto “coche-bomba” por más que ese vehículo jamás fue hallado ni tampoco existen testigos que declaren haberlo visto.
La investigación del 'Caso AMIA' pasó por siete juzgados federales y está plagada de mentiras, corrupción y encubrimientos. Tras erráticas marchas y contramarchas, hoy el Gobierno Kirchner acusa formalmente a la República Islámica de Irán de ser culpable del ataque.
Obviamente, existe enorme interés por parte de EE.UU. e Israel de que esta acusación prospere, pues le aportaría más “evidencias” que sirvan de excusa para lanzar su reiteradamente anunciado ataque militar unilateral contra Irán. En momentos en que EE.UU. e Israel atraviesan una creciente crisis de credibilidad en sus amenazas contra Irán por su plan nuclear, una “prueba de culpa” iraní en el atentado a la AMIA les vendría como anillo al dedo.

Se ha dado a conocer por Wikileaks un cable emitido por la Embajada de los Estados Unidos, donde se muestra la obsesión de ese país por culpar a Irán y se revela que hubo un intento de presión para que la Justicia no investigara a Menen, el ex juez Galeano y el ex comisario, Jorge "Fino" Palacios, entre otros funcionarios.
El cable está firmado el 22 de mayo de 2008 por el ex embajador norteamericano, Earl Anthony Wayne y muestra a las claras la preocupación de Estados Unidos para que “no quede posibilidad de duda” sobre las acusaciones contra Irán planteadas en la causa AMIA.

Indaguemos, sin embargo, un poco más a fondo evaluando dos posibles “escenarios”:

Escenario 1 - Una supuesta 'Pista Iraní'

En el 'Caso AMIA' ha habido todo tipo de manoseo en las máximas instancias judiciales y diplomáticas. Uno condujo a la destitución y posterior juicio político a un juez en la causa, Jorge Galeano, por haber autorizado el pago de un soborno por 400.000 dólares a un detenido por tráfico de vehículos robados de nombre Carlos Telleldín, para que prestara falso testimonio que sustentara una ficticia “pista sirio-iraní”.
Los fondos para ese soborno los proveyó Rubén Beraja, a la sazón presidente de la DAIA y dueño del Banco Mayo, cuya posterior quiebra fraudulenta lo llevó a pasar varios años en la cárcel. Pero en aquellos años 90, Beraja era una prestigiosa figura en círculos sionistas internacionales llegando a integrar en 1996 la Comisión de Personas Notables elegidas y presididas por Paul Volcker, ex gobernador del Banco de la Reserva Federal de EE.UU., para investigar cuentas inactivas de víctimas judías en bancos suizos, operativo que obligó a la banca suiza a aportar 1.250 millones de dólares a las arcas de las organizaciones sionistas mundiales.
Un importante hito se produjo el 21 de septiembre de 2006, cuando el presidente Néstor Kirchner, acompañado de su canciller Jorge Taiana y la primera dama y entonces senadora Cristina Kirchner participaron de una reunión secreta en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York con ocho de las más importantes organizaciones sionistas pro-Israelíes: el Congreso Judío Norteamericano, el Congreso Mundial Judío, la logia B’nai B’rith y la ADL entre otras.
Se desconoce a ciencia cierta qué discutieron, pero menos de un mes después Kirchner despachó al fiscal especial Alberto Nisman a los EE.UU. para reunirse con la CIA y el Mossad israelí.
A su regreso, Nisman -sionista militante- lanzó una acusación formal contra el ex-presidente iraní Ali Rafsanjani y siete miembros de su gabinete, incluyendo a Ahmad Vahidi, luego ministro de Defensa del presidente Mahmoud Ahmadinejad. Se los sindicaba de haber financiado y planificado el ataque a la AMIA a través de Hezbolá.
Esta noticia fue primera plana en los diarios argentinos e inspiró al rabino Israel Singer, director político del Congreso Mundial Judío, a “felicitar al Gobierno argentino”, por formalizar “la denuncia contra Irán”, pues con ello se “confirmó el compromiso asumido por el presidente Kirchner en aquella reunión”.
Estas acusaciones argentinas se basaron exclusivamente en “inteligencia” proporcionada por la CIA y el Mossad, que insisten en la teoría de la 'van' Trafic como coche-bomba que hizo explotar la AMIA.
Las presiones sobre la justicia argentina han sido tales que se llegó a sostener el absurdo de que jamás se hallaron otros restos del elusivo coche-bomba porque “la violencia de la explosión lo enterró debajo de la entrada a la AMIA”. El Dr. Juan Gabriel Labaké, abogado defensor del único imputado local en la Causa AMIA, solicitó a la justicia que ordenara excavar la entrada de la AMIA para hallar de una vez por todas los restos del “coche-bomba”, mas el juzgado reiteradamente no lo permitió…
Pero si los iraníes y los sirios en connivencia con Hezbolá y Hamás no fueron autores del atentado, entonces, ¿quiénes fueron los responsables del mismo?

Escenario 2- Ajuste de cuentas: ¿Una Pista Israelí?

El 'Caso AMIA' cobra nueva dimensión cuando se interpreta dentro del marco de lo que ocurría en Israel en aquellos años 90. En 1991, había comenzado la Conferencia de Paz de Madrid que buscaba resolver el conflicto palestino-israelí, que avanzó rápidamente tras la victoria electoral en junio de 1992 del general Isaac Rabin, convertido en primer ministro.
Rabin buscaba llegar a un acuerdo con los palestinos, lo que requería detener y desmantelar gran parte de los asentamientos ilegales del movimiento de colonos armados ultraderechistas del fundamentalismo sionista. Éstos sostienen que ceder un centímetro de la "sagrada tierra de Israel" es traición.
Sin embargo, Rabin siguió adelante con el proceso de paz. En septiembre 1993 se produjo el famoso apretón de manos entre Rabín y Yasser Arafat bajo la mirada atenta de Bill Clinton en el jardín de la Casa Blanca. Poco tiempo después, Rabin llega a un principio de acuerdo con Siria sobre la devolución de los Altos del Golán y también con Jordania.
A principios de julio de 1994, Rabin permite que Arafat regrese a Palestina tras 27 años de exilio. Los colonos sionistas estaban locos de furia; literalmente pues ya en febrero de ese año, un sionista militante neoyorquino perteneciente al grupo Kach, de nombre Baruch Goldstein, irrumpió en una mezquita en Hebrón abriendo fuego con su ametralladora asesinando a más de 40 musulmanes mientras oraban. Nadie se explica cómo pudo Goldstein, portando una ametralladora, atravesar la fuerte seguridad israelí… Goldstein resultó muerto por los palestinos luego del ataque, pero luego su tumba se convirtió en lugar de peregrinaje para el movimiento de colonos.
Dentro del marco de esta secuencia cronológica se produce el 18 de julio de 1994 la voladura de la AMIA, precisamente en un punto sumamente crítico de la lucha intestina intra-sionista y dentro del propio Israel.
Por entonces, la conducción de la AMIA apoyaba el proceso de paz de Rabin, por lo que este atentado bien pudo haber sido un “disparo de advertencia” de la extrema derecha sionista contra Rabin para que cesara en sus esfuerzos de lograr la “paz por territorio” con los palestinos.

Pero parece que Rabin “no entendió el mensaje”, y así se llega al clímax de este oscuro proceso el 4 de noviembre de 1995 –poco más de un año después del ataque a la AMIA– cuando el primer ministro Isaac Rabin es asesinado al “estilo John Kennedy” en la vía pública en Tel-Aviv, ya no por un fundamentalista islámico o por algún neonazi, sino por Ygal Amir, joven estudiante ultraderechista miembro del movimiento de colonos sionistas en Israel, y relacionado con el servicio de seguridad interior Shin Beth, organización que estaba siendo reorganizada por Rabin.
Muerto Isaac Rabin, lo sucede Shimon Peres en un breve interregno de siete meses hasta que en las elecciones de 1996, Benjamín Netanyahu es elegido primer ministro y los laboristas son mayormente barridos del escenario político israelí. Desde entonces, a través de Ehud Barack, Ariel Sharon, Ehud Olmert, y hoy nuevamente Netanyahu, el sionismo militante monopoliza el poder en Israel.
Por qué a los sionistas les molesta que Argentina e Irán  reanuden dialogo?

Pregunta: no será que tienen miedo de que se sepa la verdad sobre la AMIA?

Y Argentina no debería hacerle caso a las potencias, ya que Reino Unido es un usurpador de tierras ajenas

La reparación de los lazos diplomáticos entre Argentina e Irán, inquieta a las Potencias Occidentales

Los analistas políticos dicen que los esfuerzos realizados por el gobierno argentino para mejorar las relaciones con Irán han causado gran preocupación entre los países occidentales.

La mejora de las relaciones de Teherán y Buenos Aires seguramente irritará a las potencias occidentales.

“Argentina ha abierto su actitud para discutir esto [las relaciones con Irán] sobre una base bilateral más equilibrada y seria … y que sin duda molesta a mucha gente en los Estados Unidos, en el Reino Unido y en Israel”, nos dice Adrián Salbuchi.

Las exportaciones de Argentina a Irán, de acuerdo con Reuters, aumentaron más de un 70% el año pasado en comparación con un año antes, llegando a los 1,5 millones de dólares.
Mientras tanto, el secretario de Relaciones Exteriores del país Héctor Timerman dice que Argentina no tiene un plan para imponer sanciones comerciales contra Irán.

Timerman también hizo hincapié en que la Unión Europea, que insiste en Buenos Aires en la reducción de los lazos comerciales con Teherán, es el principal socio comercial de Irán, seguido por China, India y Japón.

“Es un caso típico de doble moral donde las potencias occidentales dicen ” haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”. So, I think in this case, the Argentinean Por lo tanto, creo que en este caso, el gobierno argentino está dando un ejemplo muy equilibrado de cómo tomar sus propias decisiones soberanas, y no permitir ser engatusado por los Estados Unidos, Gran Bretaña o Israel “, señaló Salbuchi.

La decisión de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, de iniciar un diálogo con Irán, para intentar resolver el atentado con bombas de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) tiene, según el informe de Reuters, a las potencias occidentales y a su aliado Israel, aún más inestable.
“Argentina aceptó la llamada inteligencia, proporcionada por la CIA de los Estados Unidos y el Mossad de Israel, que supuestamente tenían pruebas de que Irán era el responsable del atentado a la AMIA. Irán lo ha negado por completo. Todo se basa, probablemente, en pruebas falsas y creo que ahora el péndulo está volviendo a un mayor equilibrio y a una posición más centrada “, dijo Salbuchi.
Tras el ataque a la AMIA y bajo una intensa presión política de los EE.UU. y el régimen de Israel, las autoridades argentinas acusaron formalmente a Irán de llevar a cabo el ataque contra el centro comunitario judío en Buenos Aires, que mató a 85 personas e hirió a 300.
Frente a la falta de pruebas para sus acusaciones contra Irán, falsas y contradictorias declaraciones por parte de disidentes iraníes que buscan asilo en Occidente, fueron utilizadas por los fiscales argentinos para formular las acusaciones contra Teherán.
La República Islámica ha negado, vehementemente, cualquier implicación en el atentado terrorista.¿Qué harán las organizaciones sionistas que detentan poder determinante en la Argentina?
¿Qué harán 'las embajadas' (de EE.UU. e Israel, se entiende) para presionar?
Todas son preguntas en un tablero de ajedrez mundial crecientemente complejo.

Los ataques terroristas en la Argentina 1992 y 1994: no fueron de origen islámico

Los atentados con explosivos de Buenos Aires en 1992 y 1994 contra los intereses de la comunidad israelí en Argentina que ocasionaron numerosas víctimas fueron para la prensa comercial, para Israel y Argentina de autoría islámica. Hoy gracias a los trabajos de muchos investigadores independientes como aquella del Dr. Oscar Abudara Bini o las conclusiones de Thierry Meyssan, hoy sabemos que se trata de una gran manipulación..

Aquellos fueron dos de los peores ataques terroristas con bombas que sufriera la República Argentina, y tuvieron como blanco dos edificios puntuales ubicados en el centro de Buenos Aires. El primero tuvo lugar en marzo 1992 y demolió completamente la sede de la Embajada de Israel, matando a 29 personas. El segundo atentado hizo colapsar de manera similar a la sede de la AMIA en julio de 1994, dejando 86 muertos.

Ambos atentados tomaron a nuestro país por sorpresa, ya que los argentinos no experimentábamos ataques tan terribles, desde los tiempos en que nuestro país fuera blanco de los movimientos guerrilleros internacionales en los años setenta. Los argentinos somos un verdadero crisol de razas que ha logrado reunir a inmigrantes y grupos étnicos de los más diversos orígenes, que hoy conviven pacíficamente y casi sin conflicto alguno.

Ambos ataques tuvieron lugar bajo la administración del ex-presidente Carlos Menem, quien estaba estrechamente alineado con las políticas globales de los EEUU (en aquél momento, George HW Bush, padre, era presidente de EEUU) y, por extensión, con las políticas del Estado de Israel y las organizaciones sionistas globales.

Notablemente, en ambos casos, el gobierno y los medios de difusión inmediatamente echaron las culpas de manera vehemente sobre supuestos «Grupos Terroristas del Fundamentalismo Islámico» que se suponía utilizaron coches bomba para volar ambos edificios.
A medida que pasaron los años, sin embargo, las supuestas conexiones con algún «Grupo Terrorista Islámico» se hicieron cada vez más endebles y ambiguas. Hoy, estos dos casos se han transformado en paradigmas de la interferencia sistemática por parte de un amplio abanico de grupos de presión que operan sobre nuestro gobierno, la Justicia y, a través de los medios, sobre la opinión publica.

Notablemente, tales presiones – extremas en ciertos momentos – fueron ejercidas por organizaciones sionistas locales y extranjeras, por los medios de difusión locales e internacionales, por algunas ONG, por ciertos individuos «notables y eminentes», cuyas opiniones han tenido gran peso, y – por último, pero no por ello menos importante –, por las embajadas de ciertas potencias extranjeras, notablemente las de Estados Unidos y el Estado de Israel.

¿Cuáles fueron las diferencias entre la explosión de la Embajada y la de la AMIA, si es que no fueron idénticas?

El primer caso relacionado con la Embajada de Israel, la información va siendo acallada paulatinamente de las noticias, y ello por «razones comprensibles», al menos, desde el punto de vista sionista. Para empezar, dado que el objetivo fue la embajada de una potencia extranjera, es comprensible que Israel ejerciera fuerte influencia sobre las acciones que se tomaron al respecto y la difusión de toda información.

Sin embargo, la pretensión de que el atentado fuera causado por un coche bomba se desvaneció cuando el Fiscal de Estado y el Juzgado en el caso, invitó a inspectores técnicos especializados de la Academia Nacional de Ingeniería de Argentina, para determinar cuáles fueron las causas que hicieron que el edificio de la Embajada colapsara.

La conclusión fue que la explosión tuvo lugar en el interior del edificio, y que no fue causada por ningún supuesto coche bomba. Para colmo de males para los grupos de presión sionista, un transeúnte pudo filmar desde varias cuadras de distancia la nube en forma de hongo que se elevó del lugar de la explosión, lo que los expertos consideran conforma otro efecto característico que apunta a una explosión interna.

El edificio de la embajada se encontraba en una zona muy densamente poblada de la Ciudad de Buenos Aires y, aunque la onda expansiva rompió las ventanas y el yeso de prácticamente todos los edificios alrededor de la Embajada – incluso volando un vitreau de una iglesia ubicada enfrente que lamentablemente cayó sobre un sacerdote ocasionándole la muerte - el único edificio cuya estructura se vio afectada catastróficamente fue el de la propia Embajada.
Está claro entonces que, o bien hubo un coche bomba que propagó una onda expansiva caprichosamente selectiva o sino, efectivamente, la explosión tuvo lugar en el interior del edificio y no hubo ningún coche bomba.

Hay muchos otros indicios que apuntan a esta conclusión. Probablemente, esta sea la razón por la que el caso de la Embajada se mencione cada vez menos en los medios de comunicación, especialmente después de que surgieron fuertes rumores que indicaban que lo que realmente explotó fue un arsenal que al parecer los israelíes almacenaban en el sótano del edificio.

En el momento de la explosión, un grupo de funcionarios del gobierno laborista israelí se reunían en la sede para discutir asuntos relacionados con el recientemente iniciado proceso de paz de la Conferencia de Madrid, pero «afortunadamente» abandonaron el edificio minutos antes de la explosión. Lo mismo ocurrió con el Embajador quién, casualmente, también se retiró de las instalaciones minutos antes de la explosión...

Una situación muy diferente, sin embargo, fue surgiendo en torno a las circunstancias que rodearon al segundo y más mortal ataque contra el edificio de la AMIA, que hasta el día de hoy ha recibido una cobertura de altísimo perfil en los medios de comunicación locales, e incluso entre algunos medios internacionales.

En contraste con la Embajada, este edificio albergaba una organización privada argentina - la AMIA - y su organización política hermana, la DAIA.
Las personas fallecidas eran todos ciudadanos argentinos, y la tragedia ocurrió íntegramente bajo jurisdicción argentina. Sin embargo, en el mismo día en que ocurrió la explosión, el presidente Carlos Menem solicitó oficialmente la ayuda del FBI y de la CIA de los Estados Unidos, y del servicio de inteligencia Mossad y de las fuerzas armadas del Estado de Israel.


En el caos que se produjo ese día en el lugar de la explosión los ánimos se ponían muy caldeados con la policía local cuando agentes de inteligencia del ejército israelí plantaron una bandera israelí entre los escombros. Casi inmediatamente, esos mismos israelíes tuvieron la prodigiosa «suerte» de hallar una pieza del supuesto coche bomba – una camioneta Renault «Trafic» blanca. «Afortunadamente», se trataba de un pedazo del block del motor en el que figuraba el número de serie del fabricante del vehículo.

Este fue un «golpe de suerte» que nos recuerda de otros «golpes de suerte» igualmente improbables, como el hallazgo por el FBI del pasaporte intacto de un supuesto terrorista suicida entre los escombros del World Trade Center, justo después del 11 de septiembre de 2001!

Desde el principio, el caso de la AMIA ha estado plagado de fraude, mentiras, contradicciones flagrantes; y de delito y corrupción en los máximos sitiales del poder en la Argentina. A lo largo de más de quince años, el caso AMIA ha pasado por siete tribunales federales. Se creó el TOF – Tribunal Oral Federal - dentro del propio Poder Judicial, para reunir cientos de miles de páginas de declaraciones, pruebas, informes, investigaciones, estudios, acusaciones y contraacusaciones que se han acumulado hasta el día de hoy . Durante varios años, el caso estuvo en el Juzgado Federal entonces presidido por el juez Juan Galeano, un funcionario débil (sino tonto) que permitió que las organizaciones sionistas locales -la propia AMIA y la DAIA– lo presionaran para que autorizara se le pague un soborno por 400.000 dólares al revendedor de autos usados, en ese momento preso, Carlos Telleldín, quien habría vendido el presunto coche bomba a supuestos agentes de la organización Hezboláh.

Esa coima se la darían a Telleldín para que acusara a tres oficiales de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, con el fin de que aparecieran como una «conexión local» que conduciría primero a Siria, a continuación a Hezboláh, y por último a Irán…

Esos 400.000 dólares para pagar el soborno fueron proporcionados por el entonces presidente de la DAIA, Rubén Beraja, a través de su (hoy quebrado) Banco Mayo. Beraja luego pasaría varios años en la cárcel a causa de la quiebra fraudulenta del Banco Mayo. Para comprender mejor la trama de cómo operan estas redes de poder global, quisiera señalar que un tiempo antes, en 1996 cuando el ex-gobernador del Banco de la Reserva Federal de EEUU Paul Volcker fue nombrado para crear y presidir una así-llamada «Comisión de Personas Eminentes» para «investigar» las cuentas inactivas de judíos en los principales bancos suizos – operativo que logrò extraer de aquellos bancos más de 1.250 millones de dólares para las organizaciones sionistas pro-Israel-, Volker eligió entre esas «personas eminentes» para integrar su Comisión, a este oscuro personaje que es Rubén Beraja.

La corrupción, y los turbios tejes y manejes llegaron al colmo bajo el co-gobierno del Matrimonio Kirchner – Néstor y Cristina -, que un par de años atrás decidió desechar todo lo realizado en la Causa AMIA y volver a empezar desde foja cero. Pronto descubriríamos, sin embargo, que ello significó darle un cheque en blanco a la CIA estadounidense y al Mossad israelí para fabricar acusaciones falsas contra Irán, por cuánto ello se alinea a la perfección con las políticas de ataque de ambos países contra Irán. Esta es la situación en la que nos encontramos hoy.

Todo indica que las explosiones tuvieron lugar desde dentro de los edificios. Eso es lo que dicen los expertos técnicos. Y, si aplicamos un poco de sentido común, todos sabemos que cada vez que se produce algún ataque real con coche-bomba, siempre se encuentran los restos de buena parte del vehículo utilizado por los terroristas entre los escombros en el lugar de los hechos. En estos dos ataques, sin embargo, no se halló ningún resto de los supuestos coches-bomba, a excepción de pruebas falsas obviamente plantadas por agentes israelíes, que mencioné anteriormente.

En el caso de la AMIA, el Tribunal reclutó a un perito de la Gendarmería Nacional argentina para que diera una «opinión oficial» sobre el supuesto coche-bomba – la ya famosa camioneta Renault «Trafic» blanca.
Dicho perito, el comandante Osvaldo Laborda, dijo oficialmente que no se hallaron los restos de dicho coche-bomba debido a que «la explosión enterró sus restos debajo la entrada del ex edificio de la AMIA», si usted puede creer semejante cosa...

El Dr. Juan Gabriel Labaké, quién representa a dos ciudadanos argentinos de origen sirio que han sido falsamente acusados de participar en el tema de la Trafic blanca. («falsa acusación» porque luego de 15 años, no se ha interpuesto ni una pizca de evidencia contra ellos), solicitó al Fiscal del Estado Alberto Nisman que ordene excavar hasta cuatro metros debajo la entrada del ex edificio de la AMIA a fin de determinar, de una vez por todas, si los restos del vehículo existen realmente.

El Fiscal Nisman se negó terminantemente a hacerlo, lo que no sorprende si se tiene en cuenta que Nisman recorre el mundo difundiendo una versión apasionadamente pro-Israel con un mensaje claramente anti-musulmán respecto del ataque a la AMIA.

A fines de 2007, por ejemplo, el Sr. Nisman fue un invitado especial a la Reunión Anual del Congreso Judío Norteamericano. En marzo de 2009, hizo una exposición sobre el Caso AMIA en la Biblioteca del Holocausto de Nueva York.
A fines del 2008, Nisman presentó personalmente un amplio informe sobre el estado del Caso AMIA ante la Corte Suprema de Justicia – pero no de la Argentina, como sería de esperar, sino del Estado de Israel en Tel Aviv.
Claramente, el señor Nisman opera como Fiscal Especial, ya no en nombre de la Argentina sino del Estado de Israel!

Por otra parte, la Academia Nacional de Ingenieros de la Argentina llegó a la conclusión de que las explosiones ocurrieron dentro de los edificios y, cuando el entonces juez de la Corte Suprema Dr. Adolfo Vázquez, muy razonablemente aceptó ese peritaje, fue reprendido públicamente, e incluso insultado por Ram Aviram, entonces embajador de Israel en la Argentina.

El verdadero culpable fue el ex presidente Carlos Menem quién cedió ante las presiones de Israel, las organizaciones sionistas, y de EE.UU., haciendo «un llamamiento a los EE.UU. e Israel» para que ayudaran con la investigación, lo que ambas naciones gustosamente aceptaron.

Una parte del vehículo casualmente incluía su número de serie identificatorio. Esta «prueba» fue finalmente rechazada por el Tribunal, cuando se tornó tan obviamente evidente que había sido plantada en la escena del crimen. Luego, se presentaron varias piezas más del supuesto coche bomba, que al ser enviadas a la planta automotriz Renault para su verificación, resultaron pertenecer a dos vehículos diferentes, uno de los cuales al parecer no tenía instalada la bomba de nafta, por lo que difícilmente hubiera podido trasladarse a ninguna parte…

Fue muy vergonzoso. Los tribunales se alinearon pasivamente ante la interferencia de Israel y EE.UU. Los medios de comunicación generaron grandes operativos de prensa en torno a este caso. Las organizaciones sionistas organizaron una manifestación pública tras otra, para rasgarse las vestiduras pidiendo «justicia» y «memoria», como si fuera posible en la Argentina olvidar estos dos ataques…!

Incluso, acusaron a la justicia argentina de ser «inoperante, ineficiente y lenta» cuando no actuaba en consonancia inmediata e irrestricta según las exigencias de los objetivos e intereses sionistas, es decir, cuando se resistía a aceptar todas las falsificaciones y mentiras impuestas.

El mejor ejemplo es lo ya referido acerca del juez pro-sionista Galeano. ¿Se imagina usted a un juez federal que autoriza que se le pague un soborno a un delincuente procesado y encarcelado, para que como contrapartida haga una acusación falsa contra la policía local, para así poder falsificar las pistas del caso? Para colmo, el dinero para esa coima fue proporcionado por el hoy también procesado presidente de la DAIA, organización hermana de la AMIA!

Todo esto fue a causa de una combinación muy triste de gobernantes cobardes, instituciones republicanas débiles - especialmente el poder judicial argentino – aunado a una prensa cómplice que de forma sistemática apoya el mensaje sionista y les ayuda a difundir sus problemas al mejor “estilo del Holocausto”, a fin de generar simpatía a su favor entre la opinión pública. Esto es tan cierto en la Argentina, como en la mayoría de los países occidentales.

Bajo el gobierno del Matrimonio Kirchner, las presiones sionistas lograron deformar la política exterior de la Argentina. Tan es así que los Kirchner han acusado formal y falsamente al ex-presidente iraní Alí Rafsanjani y a siete miembros clave de su gabinete - que incluye a Ahmad Vahidi, actual ministro de defensa del presidente Ahmadinejad - de haber financiado y planificado el ataque a la AMIA a través de Hezboláh.

Todas estas acusaciones se basan exclusivamente en inteligencia descaradamente falsa proporcionada por la CIA y el Mossad. ¿Alguien puede creer realmente que estos dos servicios de inteligencia extranjeros sean imparciales y objetivos en este tema que involucra a Israel e Irán? Toda esta situación es una burda farsa.

Hace más de quince años que los tribunales argentinos vienen buscando pruebas de una supuesta "conexión Irán - Siria - Hezboláh", que nunca han sido halladas, por la sencilla pero poderosa razón de que tal coche bomba nunca existió.

Sin embargo, ambos ataques terroristas cobran una dimensión mucho más clara y lógica cuando se los inserta dentro de la lógica, ya no de una inexistente y burda "conexión iraní", sino más bien de una mucho más concreta "conexión israelí".

Echemos un vistazo a lo que estaba ocurriendo en Israel en los años 90, cuando estos ataques tuvieron lugar. En 1991, comenzó la Conferencia de Paz de Madrid. En Israel, el Partido Laborista tenía claramente mayor popularidad y poder, especialmente cuando el general Yitzhak Rabin ganó las elecciones a primer ministro en junio de 1992. Rabin parecía estar intentando honestamente llegar a algún acuerdo mutuo con los palestinos, lo que habría requerido la detención y el desmantelamiento de buena parte de los asentamientos ilegales establecidos por la ultra-derecha fundamentalista fanática de sionistas nazis que sostienen que cualquier persona que ceda siquiera un centímetro de "sagrada tierra de Israel", es un traidor.

Rabin y su grupo de trabajo trató de seguir adelante con el proceso de paz y, en septiembre de 1993, lo vimos a Rabin, aunque a regañadientes, estrecharle la mano a Yasser Arafat bajo la mirada atenta de Bill Clinton en los jardines de la Casa Blanca. Seguidamente, Rabín llegó a principios de acuerdo con Siria para lograr la paz definitiva sobre las Alturas del Golán, y también con Jordania. Rabin permitió que Arafat regresara a Palestina tras 27 años de exilio, lo cual tuvo lugar a principios de julio de 1994.


Baruch Goldstein.
Lo más moderado que puede decirse es que los ultra-sionistas de derecha se volvieron locos. En febrero de 1994, un judío neoyorquino de nombre Baruch Goldstein, miembro del grupo fanático Kach, irrumpió en una mezquita en Hebrón y abrió fuego con su ametralladora asesinando a más de 40 musulmanes que se encontraban orando en el lugar.
Resulta muy sospechoso que Goldstein lograra atravesar la seguridad israelí portando una ametralladora, sin dificultad alguna. Goldstein fue muerto en ese acto y desde entonces su tumba en Israel se ha convertido en un lugar de peregrinaje y culto para la ultra-derecha sionista.

Observemos la secuencia en la que ocurrieron estos eventos, ya que pocos días después, el 14 de julio de 1994, en un momento álgido en el desarrollo de esta lucha interna insidiosa entre los sionistas y dentro del propio Estado de Israel, se produce la voladura del edificio de la AMIA. La conducción de la AMIA de entonces era pro-partido laborista, por lo que ese atentado parece haber sido un claro «disparo de advertencia» de la extrema derecha nazi-sionista contra Rabin y su gobierno laborista, orientado a detener las negociaciones de «paz por territorio» con los palestinos.

Sin embargo, pareciera que el primer ministro Rabin, que era un tipo duro, no «entendió el mensaje». Así que, ¿cuándo llega a su punto culminante toda esta secuencia de luchas internas? Pues, un 4 de noviembre de 1995 - sólo 16 meses después del ataque a la AMIA – cuando el primer ministro Rabin es asesinado al mejor estilo John Kennedy, en las calles de Tel-Aviv, ya no por un neonazi, ni por un fundamentalista islámico, sino por un tal Ygal Amir, un joven estudiante ultra-derechista miembro del movimiento de colonos fanáticos relacionado con el servicio de seguridad interior Shin Beth, que estaba siendo vigorosamente redimensionado por Rabin.

Tras la muerte de Rabin, Shimon Peres quedó como primer ministro durante un tiempo, pero en las siguientes elecciones los laboristas fueron barridos cediendo el poder a la ultra derecha sionista que pudo así instalarlo a Benjamin Netanyahu como primer ministro en 1997. Desde entonces, la ultraderecha ha estado en el poder con Ariel Sharon, Ehud Olmert, y hoy una vez más, Netanyahu.

Estas luchas intestinas entre sionistas, tuvo como uno de sus episodios más sangrientos los bombardeos de la Embajada de Israel y, más tarde, del edificio de la AMIA en la República Argentina, que en aquél momento seguramente era percibida por los sionistas ultra-derechistas como un reducto del laborismo. ¿Por qué Buenos Aires, usted podrá preguntar? Simplemente porque la seguridad pública argentina ha sido desde siempre, y lo sigue siendo hoy, muy débil. Por lo que las operaciones de terror son relativamente más fáciles de llevar a cabo contra objetivos en la Argentina.

Sin embargo, y en forma similar a los atentados del 11 de septiembre, a pesar de que han demostrado una gran capacidad técnica para llevar a cabo este tipo de ataque de “bandera falsa” (casi a la perfección, diría, utilizando bombas, demoliciones controladas, y otros métodos), son sin embargo muy desprolijos al dejar sus huellas en los lugares de los ataques, que luego quedan al descubierto debido a las grandes incoherencias y contradicciones que han resultado imposibles de explicar.

El problema con la Argentina es que en los últimos cuarenta años nuestro Estado Nacional ha quedado tan erosionado, que ha dejado de ser una institución soberana, para convertirse en una entelequia que se asemeja más y más a una mera Administración Colonial. Ahora, ¿cómo se puede esperar de una nación totalmente dependiente como la Argentina, pueda tener un "poder judicial independiente"? ¡De ninguna manera!

Nuestro poder judicial está al servicio de aquellas personas que realmente controlan y dirigen a nuestro país, donde una red de poder global de think tanks (bancos de cerebro), ONG’s, y grupos de presión siempre tienen la última palabra.

Esta red no sólo incluye a entidades como el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR – Council on Foreign Relations de EEUU), la Comisión Trilateral, la Conferencia Bilderberg, y Chatham House, sino que también la integran el Consejo Judío Mundial, AIPAC, la logia masónica B’nai B’rith, la Organización Mundial Sionista, la ADL, y el Congreso Judío Nortemericano, entre muchas otras. ¡Es esta red de poder la que realmente manda y le tuerce el brazo a nuestro gobierno!

Hace un par de años, el profesor de la Universidad de Harvard Stephen Walt y profesor de la Universidad de Chicago John Mearsheimer publicaron un libro fundamental titulado "El lobby Israelí y la política exterior de EE.UU.", en el que demuestran de manera sólida y consistente la manera en que las organizaciones sionistas controlan la política exterior de EEUU en Oriente Medio. Su trabajo ha sido ampliamente admirado en el extranjero, pero ha recibido escasa atención en los propios Estados Unidos.

Si esta red de poder ha logrado tanta influencia sobre los EE.UU., ¿se puede imaginar lo que podrá hacer e un país débil como la República Argentina? Naturalmente, los planes y propuestas emanados de esta red mundial de los bancos de cerebros son convenientemente avalados, apoyados y divulgados de la manera más conveniente por los medios de comunicación globales. Ellos son los que deciden quienes aparecerán como "buenos" y quienes como "malos" en las pantallas y páginas de CNN, Fox News, The New York Times, Washington Post, Financial Times, y así sucesivamente. Más aún, ellos son quienes deciden qué es y qué no es noticia!

Antes de dejar de ser formalmente presidente, Néstor Kirchner prácticamente impuso al país a su esposa, Cristina, como su sucesora en el cargo de presidente. Previamente, Cristina había sido legisladora e integró la comisión en el Congreso que investigó el ataque a la AMIA. Parece ser que en aquellos tiempos la senadora Kirchner forjó una relación muy estrecha con las organizaciones sionistas.
.
Un año antes que cambiaran de lugar entre ellos, el entonces presidente Néstor Kirchner, su esposa Cristina y el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, participaron de una reunión secreta en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York el 21 de septiembre de 2006, junto a ocho de las más importantes organizaciones prosionistas y pro-Israel, que incluyó al Congreso Judío Norteamericano, la B’nai B’rith, ADL y otros.

Nadie sabe de qué hablaron porque, como digo, fue una reunión secreta. Sin embargo, un mes después, los Kirchner despacharon al fiscal especial Alberto Nisman a los EE.UU., quien se reunió con agentes de la CIA y del Mossad y, a su regreso, Nisman lanzó una acusación formal contra el ex-gobierno iraní de Ali Rafsanjani. El actual juez en este caso, Dr. Rodolfo Canicoba Corral, inmediatamente avaló y apoyó las acusaciones.
Esta fue noticia de primera plana en los diarios e inspiró al rabino Israel Singer, director político del Congreso Judío Mundial, a «felicitar al gobierno argentino», por formalizar «la denuncia contra Irán», ya que ello «confirmó el compromiso asumido por los Kirchner en aquella reunión secreta».

¿Compromiso? ¿Para hacer qué? ¿Por qué? ¿A cambio de qué?  Así es "la Argentina democrática" que hoy tenemos… Un país dónde un presidente puede cometer toda clase de irregularidades y hacer pactos espurios con agentes de potencias extranjeras a plena luz del día, y no hay nada que el "ciudadano común" puede hacer para detenerlos…

Los grupos de lobbyistas sionistas en la Argentina tienen un poder decisivo, no sólo sobre la política exterior como vemos en el caso de la AMIA, sino también sobre nuestros medios de comunicación, banca, gobierno, universidades, ONG’s, y la vida cultural y social. Sin embargo, fuentes oficiales indican que la cantidad de judíos que viven en Argentina sería de apenas 200.000 – o sea, sólo el 0,5% de nuestra población de 40 millones de personas.

Ello obliga a concluir que o bien los judíos conforman un grupo étnico cualitativamente superior, lo que explicaría que estén tan sobre-representados en la vida social de la Argentina, o tal vez - sólo tal vez - estén abusando de su bien conocida riqueza económica y el poderoso apoyo internacional que reciben de las organizaciones sionistas y del poder global de la red a la que me he referido, que siempre se ajusta a los objetivos y los intereses sionistas.

¿Cuáles son los intereses políticos locales e internacionales que vienen chocando respecto de estos dos casos desde que tuvieran lugar?

Hay que ver todo esto como parte de la prédica de los halcones israelíes y estadounidenses que en los últimos años han tomado descaradamente a Irán como blanco de ataque, donde todos los días oímos nuevas amenazas de ataque militar unilateral contra esa nación pacífica, que, por cierto, jamás ha atacado ni invadido a ningún otro país en tiempos modernos. Algo que apenas pueda decirse de EE.UU. e Israel - a pesar de que John Kennedy alguna vez afirmara que EE.UU. jamás atacaría a otro país.

Irán no sólo no ha atacado a ninguna otra nación, sino que todo lo contrario ha sido atacada reiteradamente por “Occidente”. Por ejemplo, en 1941, Churchill y Stalin invadieron lo que entonces era Persia para tomar su petróleo, necesario para librar su guerra contra Hitler.
En 1953, el presidente iraní democráticamente elegido, Mahmoud Mossadegh, fue derrocado por un golpe de Estado orquestado por la CIA, luego que nacionalizara las empresas petroleras extranjeras. Y, cuando en 1979 Irán finalmente se deshace del régimen pro-empresas petroleras de EEUUJ y Gran Bretaña bajo el Shah Pahlevi, los EE.UU. arman inmediatamente al "bueno" de entonces - que era Saddam Hussein - con armas de destrucción masiva químicas, para que Irak pudiera lanzar una guerra brutal y genocida contra Irán durante 8 largos años, en la década de los 80. Es todo un récord!

Los judíos sionistas locales - y muchos sionistas no-judíos también – se vienen manifestando histéricamente a favor de Israel, en contra de Irán y anti-musulmanes. Lamentablemente, aunque hay una parte sustancial de judíos anti-sionistas o no-sionistas en la Argentina, pareciera que no se atreven a abrir la boca puesto que saben que, si lo hacen, los grupos de presión sionista locales - con la AMIA y la DAIA a la cabeza - inmediatamente los marcarán como «malos judíos».

Es esencial que la parte sana de la comunidad judía local se ponga de pie y asuma una posición contraria a la prédica de la AMIA, la DAIA y la Embajada de Israel. Que les espeten a estas entidades que no tienen derecho legítimo a decir que "hablan en nombre de todos los judíos en la Argentina". Insistimos en que deben hablar, y hacerlo por sí mismos, como una forma de auto-preservación. Sin embargo pareciera que las cadenas mentales y sus miedos resultan demasiado fuertes de romper. Consecuentemente, no mucho puede esperarse de este segmento de la comunidad.

Todos estos acontecimientos con sus mentiras, distracciones, confusiones adrede, orientaciones equívocas y giros errados parecieran tener un único beneficiario: el Estado de Israel. Siempre ha sido así, y ello es totalmente injusto hacia la Argentina donde todos los grupos étnicos y las razas que vinieron a nuestras costas conviven pacíficamente. Es evidente que necesitamos identificar con mejor precisión a las manzanas podridas entre nosotros.

Estos eventos han sido organizados con el objeto de socavar la cooperación técnica y científica entre la Argentina e Irán en relación con el desarrollo de la energía atómica pacífica. Irán nunca podría haber cometido estos ataques en Argentina, ya que ello habría sido contrario a sus propios intereses. Israel parecería el culpable.
De hecho, la Argentina siempre estuvo a la vanguardia en nuestra región en la investigación y desarrollo de tecnologías nucleares. Todo esto se remonta a las acertadas políticas impulsadas por el ex-presidente Juan Domingo Perón quien, más allá de circunstanciales errores, siempre abogó a favor del Interés Nacional Argentino. Tan pronto como Carlos Menem llegó al poder en 1989, se inclinó ante la presión de George Bush padre y detuvo el acuerdo de cooperación nuclear que Argentina mantenía en materia de tecnología nuclear con la República Islámica de Irán.

Mientras tanto, los iraníes parecen haber sido capaces de sustituir esto con tecnología china, rusa y hasta alemana, de modo que el verdadero perdedor fue la Argentina, que perdió a un socio comercial leal y a un aliado estratégico que tenía en Irán. El encubrimiento inventado por la CIA, el Mossad israelí, la AMIA, la DAIA, los Kirchner y otros, pretende que creamos que el presidente Rafsanjani planeó el ataque a la AMIA en venganza porque la Argentina interrumpió el acuerdo de cooperación nuclear.

¿Qué similitudes hay con otros ataques en los EE.UU. del 11 de septiembre 2001, en Londres el 7 de julio de 2005 y en Madrid el 11 de marzo de 2006?

Todos parecen tener la misma "huella digital", por así decirlo. Estos eventos de bandera falsa todos tenían una casi perfecta realización técnica. O sea, los edificios que se quería destruir y colapsar, lo hicieron, lo que refleja una capacidad tecnológica y planificadora enorme;

 Pero todos dejaron "cabos sueltos" que resultaron imposibles de explicar de manera convincente, con lo que sus mentiras terminaron quedando burdamente develadas;

 Todos tuvieron episodios de pruebas plantadas artificialmente;

 Siempre murió “gente común” – o sea, trabajadores y empleados - mientras que los “altos mandos” - embajadores, directores generales, gobernadores, y multimillonarios – siempre parecen tener la “suerte” de estar fuera de los edificios en el momento oportuno, y, por último, todos ellos servían para apoyar la "guerra global contra el terrorismo islámico".

En síntesis, todos ellos se alinearon a la perfección con las necesidades circunstanciales de Israel y sus objetivos: todos tuvieron la cobertura mediática «correcta» y las explicaciones y justificaciones "políticamente correcta" que luego son repetidas hasta la saciedad. Los atentados a la AMIA y la Embajada de Israel pertenecen a la misma liga que los atentados de bandera falsa del 11 de septiembre, 7 de julio y 11 de marzo en Nueva York/Washington, Londres y Madrid, respectivamente

¿Cómo se insertan estos dos ataques en una más amplia estrategia global por parte del poder sionista?
Los grupos de presión sionistas, otros grupos de poder y ciertas ONG forman parte de una red sumamente compleja e intrincada de una Red Global de Poder Privado que es discreta – mas no secreta - que parece haber estado dirigiendo el mundo en las últimas 6 o 7 décadas.

Son los que integran el CFR (Council on Foreign Relations), la Comisión Trilateral, el grupo Bilderberg, AIPAC, y el Congreso Mundial Judío, entre muchos otros, que incluye también a la AMIA y la DAIA en la Argentina. Es esta red de poder la que lleva a cabo la planificación a largo plazo para la elite del Nuevo Orden Mundial.

Veamos el caso del CFR, por ejemplo: se trata de unos 4500 miembros de gente muy inteligente, especializada en una amplia gama de profesiones, todos dirigidos por un grupo compacto de la personalidades verdaderamente poderosas - los Rockefeller, Bush, Harriman, Schiff, Clinton, Warburg, Greenspan, Goldman Sachs, Forbes, Rothschild, Wolfowitz, y muchos, muchos otros.

La función del CFR consiste en ser un semillero que proporciona operadores clave y jóvenes prometedores para que integran los directorios y las gerencias como ejecutivos en las principales corporaciones estadounidenses (las S&P 1000) como directores generales y otros puestos clave. Pero también dirigen los principales bancos, y siempre dirigen los organismos multilaterales como el FMI, el Banco Mundial y la OMC, como así también el Banco de la Reserva Federal.

Cuando decimos que ellos dirigen estas organizaciones, significa que siempre hay algún miembro del CFR o la Trilateral a la cabeza de la organización y a cargo de sus áreas clave. Lo mismo ocurre en el ámbito de los medios de comunicación. Y también determinan los paradigmas «políticamente correctos» en la vida académica (a través de planes de estudio y en los trabajos de sus principales académicos en las más influyentes universidades).
Y, quizás, lo más importante de todo, miembros del CFR/Trilateral se encuentran sistemáticamente a cargo de los principales puestos del gobierno estadounidense en el ejecutivo, los Departamentos de Estado, Tesoro, Defensa, en la CIA, el FBI, la NSA, las embajadas clave, la justicia y en los puestos relevantes en el Congreso – independientemente de si son formalmente republicanos o demócratas. Por encima de todo, claramente rige la Red de Poder Global Privada.

Veamos esto  con una metáfora. Cuando uno, por ejemplo, concurre al teatro para oír la Novena Sinfonía «Coral» de Beethoven, ¿qué vemos? Más de 100 músicos, 4 cantantes solistas, y otros 100 cantantes del coro sobre el escenario. Todos están listos para producir los sonidos correctos y la música compuesta por Beethoven. Sin embargo, antes de poder empezar, aparece un hombre en escena quién saluda brevemente, luego se pone de espalda a la audiencia y, con su batuta, hace que la magia de Beethoven pueda comenzar (...).

Este señor que se para en medio de la fosa de la orquesta es el director y él es quien puede oír exactamente cómo suenan todos y cada uno de los instrumentos y cantantes. Él es quién debe asegurarse que todo suene bien – de la manera cómo Beethoven quería que sonara. Y, ocurre a veces que los bronces tocan demasiado fuertes o los violines demasiado bajo, o algún cantante se pierde. Es entonces que el director de orquesta – pues de él se trata – debe asegurarse que los primeros violines, segundos violines, violas, violon-cellos, contrabajos, maderas, bronces, percusión, solistas y coro, hagan cada uno "lo suyo" en el momento justo, con el volumen adecuado, y todo en perfecta armonía.

Pero el director no hace las cosas a su antojo - ¡no, señor!. Él lleva todo a cabo según instrucciones precisas anotadas en un trozo de papel que contiene la partitura de la sinfonía de Beethoven, con instrucciones muy precisas en cuanto a ritmo, volumen, sentimiento, etc. En otras palabras, el conductor dirige exactamente lo que un hombre que murió en 1827 – Ludwig van Beethoven - quería que dirigiera (...).

Esta metáfora ayuda a comprender mejor cómo funciona realmente el actual orden mundial: la contrapartida de cada grupo de instrumentos y cantantes son las corporaciones, los bancos, las agencias multilaterales, las organizaciones, los medios de comunicación, los puestos de gobierno, jefes militares, y así sucesivamente, que son quienes realmente manejan el mundo. El director de la orquesta sería aquí la compacta red de poder global de los think tanks, lobbies y grupos de presión. La partitura musical sería el plan a largo plazo que vienen impulsando los verdaderamente poderosos que dirigen este mundo desde hace largo tiempo.

Es una verdadera vergüenza, sin embargo, que en lugar de producir la belleza como lo hacen los músicos en la metáfora beethoveniana, hayan creado un mundo monstruoso basado sobre la violencia, la injusticia, la codicia, la guerra, sangre, sudor y lágrimas!

Lamentablemente en la Argentina casi nadie entiende cómo funciona realmente el mundo! Y no sólo aquí. Lo mismo ocurre en los EE.UU., Europa y en casi todas partes. Por eso es tan importante despertar a la gente a esta realidad, incluso si tenemos que hacerlo uno por uno.

Se  nos ha asignado un rol de proveedores de materias primas baratas - energía, minería, alimentos y agua – con algunos roles gerenciales locales para quienes deban administrar esta Argentina proveedora de materias primas y riquezas a favor del modelo de Nuevo Orden Mundial. O sea, siempre habrá lugar para una compacta y bien paga clase local gerenciadora.

Por ello, la Argentina ha sido mantenida artificialmente despoblada desde siempre. Hoy, tenemos el octavo mayor territorio del mundo, y sin embargo, nuestra población es de tan sólo 40 millones de personas. Deberíamos ser 140 a 240 millones!

Peor aún, el 80% de la población se encuentra hacinada en un puñado de mega-ciudades: Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Tucumán. Especialmente la parte sur de la Argentinala Patagonia con sus casi infinito recursos petrolíferos, de minería y de agua potable – se encuentra casi deshabitada.


Las riquezas acuíferas de la Patagonia

Los sionistas han puesto los ojos sobre la Patagonia - tanto en la parte argentina, chilena - desde hace ya muchos años, ya que probablemente sigan manteniendo el viejo plan de crear allí un segundo Estado judío. El fundador del sionismo, el Dr. Theodor Herzl, menciona esto en su libro "Un Estado judío", publicado en 1896, que dio inicio al movimiento sionista. El título de uno de sus capítulos lo dice todo: se llama "¿Palestina o Argentina?" Dejo el resto librado a su imaginación.

¿A dónde vamos desde aquí?

Están decididos a crear formalmente un Gobierno Mundial que sustituirá a la actual Globalización. La globalización tiene todas las apariencias de un gobierno mundial, sin embargo, es aún informal.
«Los eventos por venir nos proyectan sus sombras hacia delante», decía el dramaturgo alemán Johann Goethe alguna vez. Hacerse una idea de lo que se viene, es en cierta manera como cuando tratamos de armar un rompecabezas, donde a medida que vamos uniendo las piezas, empieza a aparecer una imagen determinada.

Ahora bien, si cuando estamos haciendo esto se nos aparece una parte del cuadro que muestra la proa de un barco, no hay que ser ningún genio para darse cuenta que lo que nos falta es hallar las piezas que forman la proa de ese mismo barco. No buscaremos armar un tren o un caballo. Y toda pieza de color azul las moveremos hacia arriba pues probablemente formen partes del cielo y toda pieza de color verde la moveremos hacia abajo pues probablemente formen el pasto del suelo.

A medida que vamos haciendo esto, la imagen se hará cada vez más claro. Usted no necesita armar más que el 60% de las piezas para tener una idea de toda la imagen. Se trata del arte de usar el sentido común y la intuición para deducir las partes de la imagen que aún falta completar. Pues lo mismo ocurre cuando pretendemos desentrañar y comprender cómo funciona este Nuevo Orden Mundial: no es necesario tener todas las piezas colocadas en su lugar para entender cómo es toda la imagen. Basado en esto, yo digo que lo que se viene será un Gobierno Mundial FORMAL público, dependiente de instancias superiores privadas.

Tendrá varios centros especializados clave: Nueva York (como Capital Financiera del Mundo), Washington DC (como capital administrativa militar de una fuerza armada mundial), Londres (como la capital política, el «cerebro del mundo», según Salbuchi, y Londres siempre lo ha sido), Roma (o más bien, el Vaticano, como la «Centro Ecuménico Religioso Global», lo que explicaría por qué muchos clérigos decadentes seguidores de Joseph Ratzinger se muestran tan ansiosos de integrarse de manera «políticamente correcta» dentro del Nuevo Orden Mundial), y finalmente Jerusalén será la «Capital Espiritual» del mundo, donde los sionistas pretenden que el Globierno Mundial realice su sueño milenario de entronizar al «Rey del Mundo».

Hay muchos fanáticos fundamentalistas que quisieran que esta “profecía” se torne en «realidad», y hace que muchos cristianos sionistas en los EE.UU. lo enlacen con la «Segunda Venida». «La prueba» de ello, dicen, es el retorno de los judíos a Israel. Ahora, les falta (re)construir el Tercer Templo de Salomón. El problema es que la Mezquita de la Roca, uno de los santuarios más importante del Islam, se encuentra sobre ese sitio.


Fuente:
Adrian Salbuchi
Escritor, economista y experto en globalización. Fundador del Movimiento por la Segunda República Argentina.

James Fetzer
Profesor Emérito McKnight en la Universidad de Minnesota en Duluth, fundador de Scholars for 9/11 Truth.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada